Carpeta Monte: fusión de saberes de dos regiones.

¡Nuevo diseño! Te contamos más cómo y con quienes producimos la Carpeta/Porta Agenda MONTE:

Los tejidos de la carpeta son de fibra de chaguar, hilada y tejida a mano por mujeres de la etnia Wichí, de la comunidad El Potrillo, en el monte chaqueño en Formosa. Las técnicas artesanales de hilado y tejido son parte de su cultura ancestral, transmitida oralmente de generación en generación.

El cuero es de acabado vegetal, trabajado artesanalmente por un taller de marroquineros bonaerenses, con una particular historia que nos inspira: su fundador aprendió el oficio estando en prisión. Recuperada su libertad, se propusó cambiar su vida, utilizando lo aprendido como herramienta. Hoy enseña y da trabajo a sus hijos y otros liberados, que enfrentan un estigma a la hora de buscar empleo.

Este diseño ya fue elegido para agasajar a los participantes del Foro Nacional InverTUR: una reunión del sector turístico en apoyo al desarrollo sostenible de las economías regionales. 

DSC_4450CarpetaMonte_Invertur3CarpetaMonte_invertur

En el interior de la carpeta se puede guardar un cuaderno o agenda, y sus sobres o compartimentos son ideales para conservar papeles, tarjetas personales, facturas y demás documentos que hacen al orden diario. Es un complemento ideal para la rutina laboral o cotidiana.

Consultas a contacto@obra.com.ar 

 

Anuncios

Sabiduría ancestral y respeto por la Tierra. El proceso detrás de la línea NOA.

Cada pieza que comercializamos en Obra encierra la maestría, fuerza y dedicación de su autor. Las artesanas obtienen y preparan las fibras, las vuelven hilado, las tiñen para lograr bellos colores y  finalmente tejen las prendas.

Una manta de llama, por ejemplo, tarda en confeccionarse cerca de 1 mes, desde la esquila hasta el producto terminado. El tiempo transcurrido entre el arreo del animal hasta la prenda terminada revela el respeto por la naturaleza y el orgullo por las prácticas ancestrales.

Aquí te contamos cómo es el proceso de elaboración detrás de textiles de llama, tejidos en telar. El complejo proceso de producción encierra secretos y valores que son parte de la cultura e identidad de los pueblos originarios de los Andes.

  1. Cuidado de los animales: El proceso comienza en el cuidado y respeto por los animales, que viven de forma silvestre y tranquila, pastando en amplias superficies del altiplano, o tierras más bajas, en el caso de las ovejas.
  1. Recolección (esquila, recolección, selección de fibras de calidad): La esquila suele realizarse de forma artesanal con tijeras.  Los esquiladores la realizan de modo tal que se realce el valor de la lana, evitando prácticas que puedan ir en desmedro de la calidad de la fibra o en el daño al animal.
  1. Preparación de la fibra (clasificación y lavado): Una vez obtenidos los vellones de lana, se clasifican según su  calidad. Luego, se los lava con agua y jabón, quitándole rastros de grasitud, tierra, plantas e insectos,  utilizando técnicas que permiten optimizar su rendimiento y lograr suavidad.
  1. Hilado: Se van separando las fibras con las manos, despegando y alineando el material. Luego se va preparando la mecha, tomando un grupo de fibras, estirando suavemente. Luego se pasa por el huso o por la rueca. Todo el proceso requiere tratar la fibra con mucho cariño y paciencia.
norma-hila-gloria-teje-1.jpg
Hilado artesanal – Norma hilando. Foto Gentileza de Red Puna. 
  1. Diseño: Se deciden los colores, dibujos y punto. La combinación de estos elementos, junto a la mano del tejedor, da como resultado piezas únicas de carácter y presencia.
  1. Preparación de tintes y teñido: Para el teñido se utilizan tintes naturales tomando vegetales propios del territorio de cada pieza: manzanilla, eucalipto, ceibo, cáscara de cebolla, yerba mate, cochinilla; entre otros. Los tonos nunca son completamente iguales entre si, cada tanda de teñido es única.
Escurriendo hilos
Teñido con tintes naturales. Foto Gentileza de Red Puna. 
  1. Tejido en telar: Tanto hombres como mujeres fabrican sus telares, que varían desde elaboradas maquinarias hasta sencillos trazados en el suelo de tierra, hechos con ramas. Pueden ser horizontales, verticales y también circulares.  El paso final es el urdido, es decir, la puesta en línea de los hilos para empezar a confeccionar las prendas y el tejido: ponchos, mantas, bufandas, y objetos de decoración como alfombras y tapices son elaborados con paciencia y dedicación. Todas Obras que requieren numerosas horas de trabajo.

 

Telar_ObraHechoaMano
Tejido en telar. Clementina en Volcán, Jujuy. 

Maestra de los tintes naturales

union diaguita blog (2)union diaguita blog (1)union diaguita blog (3)union diaguita blog obra (1)union diaguita blog obra (2)union diaguita blog obra (3)union diaguita blog obra (4)

Llegamos a Liliana Pastrana con suerte. Hace algunos años Sil viajó al norte  y conoció el emprendimiento Unión Diaguita en un local comercial del centro. Durante nuestro viaje de investigación a Tafí del Valle, volvimos al lugar pero el local estaba vacío. Teníamos un teléfono de la cooperativa, pero no pudimos comunicarnos. Así que todo indicaba que no la conoceríamos porque ya al otro día nos teníamos que ir. Pero en la mañana, antes de dejar Tafí, probé de nuevo a ver si la encontrábamos. ¡Y esta vez si la encontramos! Llegar con instrucciones sin número ni calle fue medio difícil, incluyendo una parada en lo de otra Liliana que no supo darnos mucha información. Finalmente, con ayuda de los vecinos, por el nombre o por la actividad, fuimos guiadas y llegamos a destino.

Liliana empezó a investigar y trabajar en los teñidos naturales por la bisabuela de su marido y otra señora: Ramona Chaive y Benita Cruz. Ramona le enseñó cómo se teñían los tejidos, qué plantas utilizar, cómo preparar los tintes. Básicamente, sus secretos. Ramona murió a los 108 años y Liliana quiso compartir ese conocimiento, y desarrollarlo. Enseñó a otras mujeres y en 2002 creó la cooperativa a raíz de un taller que armó en un centro de capacitación para adultos. Actualmente enseña en escuelas.

Lleva 20 años de investigación. Su sueño es poder publicar ese trabajo en un libro sobre tintes naturales del monte tucumano, y el trabajo de las hilanderas y tejedoras de Tafi del Valle.

Liliana estuvo muy enferma hace un tiempo, y dice que este trabajo la salvó. Le apasiona lo que hace y le da vida. Le gustaría que las mujeres que son parte se motiven también y tengan fe en que van a poder vivir de esto.

Ante la pregunta de cuál es su sueño, Liliana contestó que le gustaría poder vender más y que así las mujeres que participan del proyecto puedan vivir de esto que les gusta. Y editar el libro, para que sus estudios y experiencias sobre tintes naturales del monte tucumano, sigan vigentes.

Me gustaría poder vender más, para que todas las mujeres que participan del proyecto puedan vivir de esto que les gusta. Y editar el libro!