Sinergia de Mujeres

fotomantaspba.jpg

Hace unos días entregamos estas bellas mantas de lana para la Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires, tejidas por mujeres de parajes rurales de Azul, quienes aprendieron y gestaron su emprendimiento productivo mientras esperaban a sus niños en las escuelas rurales, tan alejadas de sus casas que debían esperar allí hasta que sus hijos terminen sus actividades, cada 15 días.

Junto al apoyo de la Asociación Civil Azul Solidario, este trabajo fue el resultado de una verdadera sinergia entre los sectores público, privado y el llamado tercer sector, en apoyo a la mejora de la calidad de vida y desarrollo integral en los parajes rurales de Azul.  Acá te contamos más!

Allá por el 2013, en nuestros comienzos, nos juntamos con Verónica Torassa, directora de la Asociación Civil Azul Solidaria, interesadas en trabajar con Hilados del Azul, proyecto que habían impulsado desde esa ong. El encuentro fue inspirador y energizante, Verónica es una incansable trabajadora por la mejora de la calidad de vida en el ámbito rural.  El tiempo pasó  pero la huella de aquel encuentro quedó bien marcada.

Hace poco, cuando nos tocó realizar una propuesta de regalos institucionales, a pedido de la Sra. Subsecretaria de Turismo de la Provincia, Martina Pikielny, de inmediato pensamos en Verónica y el grupo de tejedoras de Azul.

Trabajando dentro del programa “Mejoraremos juntos la calidad de nuestra educación rural”, Verónica había visto que cada 15 días las madres llevaban a sus hijos a la escuela y esperaban allí a que sus niños terminen de cursar, sin demasiadas ocupaciones. Inquieta, les preguntó si les gustaría hacer algo más en ese tiempo. Esa fue la semilla que germinó en el emprendimiento de hilado y tejido artesanal.

Desde 2007, éstas 30 mamás que viven en el campo en Azul, provincia de Buenos Aires, aprenden a hilar y a trabajar con telares en talleres dictados en las mismas escuelas donde asisten sus hijos.  Hoy su emprendimiento Hilados del Azul es su trabajo y una oportunidad de ingresos, pero también un lugar de encuentro, sociabilización y exploración de la identidad femenina.

La mayoría de las mujeres que viven en zonas rurales acompaña a su esposo (peón o puestero de estancia) en el campo, cuida a los chicos, los lleva a la escuela y se encarga de las tareas domésticas. En ese marco, este trabajo se erige como una interesante salida laboral.

“Lo más importante es que soy una mamá que vive en el campo y tengo mi proyecto. Es un ingreso para mi familia y un crecimiento personal” dice Lorena, del Paraje Shaw.

Agradecemos a la Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires por confiar en Obra|Hecho a Mano, y a Verónica, Marisa y todo el grupo de tejedoras de Hilados del Azul.

Esperamos que este trabajo contribuya a visibilizar y fortalecer el trabajo de estas talentosas mujeres y madres que trabajan a diario con la idea de un futuro mejor y posible en sus pueblos rurales. ¡Que así sea!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s