Desde el Monte al mundo.

Siwani_tejedoras

Cuando uno está conectado con la pasión, uno hace cosas que no haría desde otro lugar.

La frase es de Lucía Cardini, de la asociación de mujeres Wichí autoras de los increíbles hilados y tejidos de chaguar de los bolsos, carteras y mochilas de la Colección NEA.

Las conocimos en nuestros comienzos y nos encantaron los colores, la calidad y sobre todo, el proyecto. Hace más de 30 años, Mercedes Llorente propuso a 20 mujeres Wichí de la localidad de El Potrillo, hacer artesanías a partir de su técnica para hilar fibras de chaguar. Con el tiempo se armó la Fundación Niwok, y bajo su paraguas, el proyecto Siwan´i, que hoy asocia más de 450 artesanos originarios Wichí.

Lucía es con quien gestionamos todo. Durante el recorrido de Obra, desde Berazategui a Palermo como ella dice, siempre sentimos su empuje y compromiso. Es un gustazo poder trabajar con ella, siempre para delante, con generosidad, predisposición, garra.  Es una de las encargadas de que artículos de decoración de origen Wichí hayan desfilado por ferias de Londres, Milan y Barcelona.

Acá nos cuenta más sobre las artesanas Wichí, su realidad y forma de vida.

O- ¿Cómo colabora en la vida de estas mujeres, las artistas detrás de los tejidos de chaguar, la venta de sus productos, sus obras?

L- La venta de las artesanías para las mujeres es fundamental, no sólo por el ingreso que les representa, que es importantísimo, sino también porque las conecta mucho con la historia de su cultura, entonces eso no se pierde. El ingreso económico, al estar conformadas en grupos, más o menos se justifica también.

O- ¿En qué avances concretos se comprueba que la producción y venta de tejidos de chaguar ayuda a que las mujeres Wichí se empoderen?

L- El empoderamiento de ellas se nota mucho en sus creaciones: a mayor demanda, se vuelven más creativas y más líderes de sus comunidades.

O-¿Cómo es la vida en la comunidad de El Potrillo? ¿Qué es lo que más les gusta hacer y motiva a las mujeres?

L- La vida en la comunidad El Potrillo, el tema del chaguar les encanta.  Les gusta mucho la naturaleza, todo lo que tenga que ver con el monte, el rio, las plantas, las semillas.

Les gusta mucho juntarse a trabajar juntas.

La vida es muy simple, es muy lenta, hay un ritmo tranquilo, no hay reloj, no hay mucha electricidad. Hay un solo cajero automático, que está recién a partir de este año.  Hay escuelas.

Y la vida es como acá, empiezan con la escuela los chicos a la mañana. Están muy asociados a la naturaleza. Después comen, y por lo general cuando hace mucho calor se quedan quietos, no se hace mucho (en promedio las temperaturas en el monte son muy altas) Después por la tarde recolectan troncos, para hacer el fuego.  A la noche prenden el fuego y se sientan alrededor del fuego, a charlar con los mayores.

​O-¿​Qué desafíos se presentan al tratar de integrar de forma respetuosa y justa, productos con tanto trabajo y tiempo detrás, en la lógiga de rapidez, consumo y produccion masivo de las ciudades?

L- El desafio no es tratar de integrarlas, sino que a través de sus productos dar a conocer esta cultura, estas mujeres argentinas, que tienen otro modo de vivir, que no tienen tiempo, que no tienen un nivel de consumo y producción intenso, porque no están inmersas en una cultura de consumo.

Pequeño ping-pong inspirador de una emprendedora a otres emprendedores

  • Una Frase: La belleza de la naturaleza. El monte es un lugar de tranquilidad, donde la naturaleza es la protagonista. El tiempo lo marca la naturaleza.
  • Un consejo para quien emprende: que sea persistente y esté conectado con su deseo.
  • Un fracaso: cuando no salen subsidios ó las mujeres a veces no pueden desarrollar un trabajo porque están conectadas quizás con algún tema de emergencia social y no pueden enfocarse en el tejido. Sin embargo, la gran frustración tiene que ver con  la falta de sensibilidad de nuestra cultura hacia las comunidades originarias. El hecho de que no sea una prioridad a nivel gubernamental, por ejemplo. Eso es muy frustrante.
  • Un aprendizaje: cuando uno está conectado con la pasión, uno hace cosas que no las haría desde otro lugar. Cuando uno está conectado con el trasfondo, uno puede dejar de lado ciertas cosas. Si no se cede, no se gana. En toda la cadena de valor.
  • Una meta: poder generar una estructura que sostenga a la Fundación Niwok más allá de Mercedes Llorente. Es una meta difícil, porque ella está hace mucho tiempo

¡Admiración y orgullo de poder trabajar con ellas! Conocé la colección NEA. Líneas simples. Saberes ancestrales que resultan en piezas atemporales, eternas, resistentes. Elementos de la Madre Naturaleza. La combinación de distintos saberes y culturas de Argentina.

Comprá sabiendo que contribuís con movimientos transformadores, con historias de vida admirables, con procesos productivos amigos de la Tierra y las Personas.

 

 

Anuncios

Hilado de Chaguar, la fibra central en la colección NEA.

Una vez que se conoce este trabajo, uno aprende a valorar más cada tejido, cada pieza.


No sólo por el tiempo y dedicación que cada artesana dedica al hilado, teñido y tejido de esta fibra, sino también por su protagonismo e importancia en la cultura e identidad en la cultura Wichí, pueblo originario que dentro de Argentina vive en las provincias de Formosa y Chaco principalmente.

Acá te contamos un poco sobre el proceso de recolección del chaguar, el primer paso de todo el proceso productivo detrás de la colección NEA. Podés ver las carteras, mochilas y accesorios aquí.

En las comunidades Wichí, la recolección de las plantas la realizan las mujeres. Dedican una parte del día a la actividad artesanal y creativa, otra parte al cuidado de sus hijos, a las tareas de la comunidad y sus familias.

La ida al monte representa un momento de intercambio social adentro de cada grupo y de aprendizaje por parte de las nuevas generaciones.

Cada mujer se mueve con un grupo, en la mayoría de los casos correspondiente a su banda de pertenencia donde hay una líder que dirige la búsqueda del chaguar. Prefieren ir a una zona conocida y tratan de evitar pasar más tiempo de lo necesario en el monte, se mueven con mucho cuidado y las más jóvenes siguen a las más ancianas, aprendiendo a conocer el monte y sus “dueños”.

Una vez encontrado el lugar, las mujeres se dispersan en el monte y cada una empieza el trabajo: explorando, eligiendo la planta más adecuada, trabajando en silencio, concentradas.

La cosecha se realiza individualmente, en la mayoría de los casos la mujer es acompañada por algunas hijas que la ayudan y contemporáneamente van practicando la técnica del pelado de las hojas.

En el monte, la artesana realiza un primer pelado que le permite sacar las espinas, para envolver la planta y poder transportarla hasta la comunidad.

Al llegar a la casa se realiza un pelado definitivo de las fibras, lo cual permite eliminar las últimas partes del revestimiento de las hojas.

Posteriormente se pone la fibra húmeda sobre un tronco de madera y se va machacando con un hierro o con un palo, hasta que vayan abriéndose las fibras, que una vez enjuagadas se ponen  a secar al sol.

Una vez secadas las fibras, la artesana empieza las operaciones preliminares para el hilado, y va separando con las manos fibra por fibra.

A partir de las hilachas se realiza la piola. Se toman las distintas hilachas y se tuercen juntas, varias veces, sobre el muslo, hasta tomar el grosor del hilo requerido.

Una vez obtenido el ovillo de piola natural, se tiñe. Y ese proceso, el del teñido, lo dejamos para el próximo post!

 

Fotos y fuente: Gran Chaco.

 

Carpeta Monte: fusión de saberes de dos regiones.

¡Nuevo diseño! Te contamos más cómo y con quienes producimos la Carpeta/Porta Agenda MONTE:

Los tejidos de la carpeta son de fibra de chaguar, hilada y tejida a mano por mujeres de la etnia Wichí, de la comunidad El Potrillo, en el monte chaqueño en Formosa. Las técnicas artesanales de hilado y tejido son parte de su cultura ancestral, transmitida oralmente de generación en generación.

El cuero es de acabado vegetal, trabajado artesanalmente por un taller de marroquineros bonaerenses, con una particular historia que nos inspira: su fundador aprendió el oficio estando en prisión. Recuperada su libertad, se propusó cambiar su vida, utilizando lo aprendido como herramienta. Hoy enseña y da trabajo a sus hijos y otros liberados, que enfrentan un estigma a la hora de buscar empleo.

Este diseño ya fue elegido para agasajar a los participantes del Foro Nacional InverTUR: una reunión del sector turístico en apoyo al desarrollo sostenible de las economías regionales. 

DSC_4450CarpetaMonte_Invertur3CarpetaMonte_invertur

En el interior de la carpeta se puede guardar un cuaderno o agenda, y sus sobres o compartimentos son ideales para conservar papeles, tarjetas personales, facturas y demás documentos que hacen al orden diario. Es un complemento ideal para la rutina laboral o cotidiana.

Consultas a contacto@obra.com.ar 

 

Desde las reuniones de trueque a un cortometraje propio, en Tucumán.

Ruta del Tejido

Por ahí poniéndonos metas grandes es difícil pensar lograrlas, pero también aprendimos que si uno logra sostenerse en el tiempo, logra concretarlas. 

Cuando comenzamos a soñar Obra, allá en el 2012, uno de los primeros grupos que conocimos fue éste. Transitando la Ruta del Artesano, un proyecto turístico de la provincia que reúne a 21 talleres artesanales de diferentes especialidades – que es súper interesante de visitar- paramos a conocer un gran taller por cuyos ventanales vimos muchos colores, pompones y bordados en todo tipo de textiles, y nos enamoramos. Pero más aún nos cautivaron cuando conocimos a sus creadoras, y mate de por medio, nos contaron de su proyecto, hoy un emprendimiento consolidado.

Varios años después, seguimos apoyando su trabajo y armando pequeñas colecciones junto a ellas y ellos. Acá te lxs presentamos, de la mano de Fiorina Gatti, una de las fundadoras:

O: ¿Cómo nace Ruta del Tejido?

FG: La ruta del Tejido nace originalmente en las reuniones de los clubes del trueque que comienzan a armarse en Tafi del Valle, en la crisis del 2001. Nos encontramos varias artesanas sintiendo que si no nos organizábamos no íbamos a tener alternativas para desarrollar nuestro oficio. A partir de allí comenzamos a buscar ayuda. Surge una organización, la Asociación Civil El Ceibal, que comienza a pensar con nosotros cuales eran los problemas comunes que teníamos y apoyarnos en reuniones y actividades diversas pensando la organización de base que nos podía aglutinar como artesanas interesadas en el tejido en telar.

En 2004 logramos abrir el local propio, comercializando en conjunto nuestros tejidos y trabajando en conjunto  las problemáticas y cada uno de los temas que surgían como necesidad.

O: ¿Cuantas personas la conforman y en qué oficios?

FG: Hoy somos 40 artesanas y artesanos, desarrollando distintas técnicas textiles: trabajamos la madera, metales, pero siempre sobre todo el tejido en telar. Dentro de nuestra organización hay productores de herramientas textiles, hilanderas, tejedoras. Trabajamos también accesorios y otros productos relacionados siempre al mundo textil.

O: ¿Cómo fueron creciendo estos años?

FG: Nuestros ingresos han mejorado paulatinamente con los años, en la medida en que hemos logrado elaborar una estrategia de diseño, producción y comercialización.  Todas y todos somos capaces de producir los mismos productos, que además son enriquecidos con los saberes y técnicas de cada una y cada uno.

Cada vez tenemos mejor acceso a mayor cantidad de clientes. Gracias a nuestra organización podemos hacer volúmenes de producción que un artesano solo no es capaz de hacer.

Hemos diseñado diferentes formas de administración para nuestro trabajo, habiendo responsables de cada área pero también rotando entre las diferentes tareas: atención al público, producción, manejo del dinero, compras de materias primas, envío de presupuestos y liquidaciones, por ejemplo.

O: ¿Cómo es un día en sus vidas?

FG: Un día puede variar según el clima y demás.  Pero en general comenzamos bien temprano, y tejemos, hilamos y ordenamos. Hacemos las cosas de nuestras casas y también hay algunas compañeras que hacen otras actividades: hay una enfermera, otra que es maestra, otra que además colabora con una familia cuidando adultos mayores.

Mientras teñimos lana, es posible que estemos tensando las urdimbres para los telares, o recortando pompones, eso lo hacemos muchas horas del día (risas).

O: ¿Podrías contarnos cuáles son los logros y desafíos cumplidos que más valoran en todo este tiempo de trabajo?

FG: Una de las metas que nos pusimos en su momento, antes del 2004, fue pensar en un emprendimiento, un lugar, una contención laboral para nuestros hijos. Todas en ese momento teníamos hijos bebes y chiquitos y parecía un sueño imposible. Hoy dos de mis hijos están asociados a la cooperativa, uno con 21 y otro con 18, y es alucinante para mí personalmente sentir que ese sueño que parecía tan complicado de lograr, haya sido concretado.

La cantidad de temas que hemos ido resolviendo a lo largo del desarrollo de este emprendimiento, fue enorme. Fuimos haciendo cosas que hoy a la distancia me parecen loquísimas. En algún punto hasta pensamos en armar una película, y logramos hacer un cortometraje todo animado en lana, que se va a estrenar a principios del año que viene, por ejemplo.

Participamos en un montón de exposiciones y de procesos de aprendizaje y enseñanza en toda la provincia y distintos lugares del país. Pensamos que por ahí poniéndonos metas grandes es difícil creer lograrlas, pero también aprendimos que si uno logra sostenerse en el tiempo, logra también concretar metas muy grandes.

Somos personas felices trabajando en lo que queremos y participando mucho de nuestra vida familiar, estamos en nuestras casas y estamos en las reuniones que nos permiten reflexionar sobre los problemas y desafíos que tenemos hacia delante.

¡Gracias Fiorina por tu relato! Estamos felices de apoyar este emprendimiento y conocer personas que a través de su trabajo y perseverancia, logran cumplir sus sueños. Gracias por la inspiración.

Si querés conocer y comprar Obras realizadas por ellas, clickeá aquí:  www.obra.com.ar/productos/

IMG_0558

 

Links útiles:

 

Sinergia de Mujeres

fotomantaspba.jpg

Hace unos días entregamos estas bellas mantas de lana para la Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires, tejidas por mujeres de parajes rurales de Azul, quienes aprendieron y gestaron su emprendimiento productivo mientras esperaban a sus niños en las escuelas rurales, tan alejadas de sus casas que debían esperar allí hasta que sus hijos terminen sus actividades, cada 15 días.

Junto al apoyo de la Asociación Civil Azul Solidario, este trabajo fue el resultado de una verdadera sinergia entre los sectores público, privado y el llamado tercer sector, en apoyo a la mejora de la calidad de vida y desarrollo integral en los parajes rurales de Azul.  Acá te contamos más!

Allá por el 2013, en nuestros comienzos, nos juntamos con Verónica Torassa, directora de la Asociación Civil Azul Solidaria, interesadas en trabajar con Hilados del Azul, proyecto que habían impulsado desde esa ong. El encuentro fue inspirador y energizante, Verónica es una incansable trabajadora por la mejora de la calidad de vida en el ámbito rural.  El tiempo pasó  pero la huella de aquel encuentro quedó bien marcada.

Hace poco, cuando nos tocó realizar una propuesta de regalos institucionales, a pedido de la Sra. Subsecretaria de Turismo de la Provincia, Martina Pikielny, de inmediato pensamos en Verónica y el grupo de tejedoras de Azul.

Trabajando dentro del programa “Mejoraremos juntos la calidad de nuestra educación rural”, Verónica había visto que cada 15 días las madres llevaban a sus hijos a la escuela y esperaban allí a que sus niños terminen de cursar, sin demasiadas ocupaciones. Inquieta, les preguntó si les gustaría hacer algo más en ese tiempo. Esa fue la semilla que germinó en el emprendimiento de hilado y tejido artesanal.

Desde 2007, éstas 30 mamás que viven en el campo en Azul, provincia de Buenos Aires, aprenden a hilar y a trabajar con telares en talleres dictados en las mismas escuelas donde asisten sus hijos.  Hoy su emprendimiento Hilados del Azul es su trabajo y una oportunidad de ingresos, pero también un lugar de encuentro, sociabilización y exploración de la identidad femenina.

La mayoría de las mujeres que viven en zonas rurales acompaña a su esposo (peón o puestero de estancia) en el campo, cuida a los chicos, los lleva a la escuela y se encarga de las tareas domésticas. En ese marco, este trabajo se erige como una interesante salida laboral.

“Lo más importante es que soy una mamá que vive en el campo y tengo mi proyecto. Es un ingreso para mi familia y un crecimiento personal” dice Lorena, del Paraje Shaw.

Agradecemos a la Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires por confiar en Obra|Hecho a Mano, y a Verónica, Marisa y todo el grupo de tejedoras de Hilados del Azul.

Esperamos que este trabajo contribuya a visibilizar y fortalecer el trabajo de estas talentosas mujeres y madres que trabajan a diario con la idea de un futuro mejor y posible en sus pueblos rurales. ¡Que así sea!

 

Ser tejedora de oficio en medio de la gran ciudad. Y no morir en el intento.

Paula, artesana porteña

Paula teje hace más de 20 años. Es una telera porteña que en medio de la velocidad y exigencias de la ciudad de Buenos Aires, defiende un modo de vida más lento, atendiendo a los ritmos de su cuerpo y las motivaciones de su espíritu.

Con su sonrisa amplia y su andar tranquilo, con la seguridad que los años de experiencia –con sus tropiezos, caídas y aprendizajes- le ayudaron a consolidar, nos presentó su trabajo. Desde ese momento el vínculo se fue forjando, siempre en la transparencia y en la aceptación de nuestras formas de ser y de trabajar.

Con Paula fuimos transitando un camino de colaboración, conociéndonos desde el vínculo laboral a uno más personal, porque inevitablemente el trabajo nos lleva a conocer nuestras historias, valores y formas de ser.

Estamos muy contentas y agradecidas de contar con ella como colaboradora de Obra, como tejedora y tallerista. En ocasión de los talleres de telar que estamos organizando junto a ella, hicimos una mini entrevista para conocer mejor como vive el tejido. Esperamos la disfruten!

Mini BIO:

  • Oficio: artesana textil
  • Edad: 53 años
  • Signo del zodíaco: Libra
  • Lugar de origen: Ciudad de Buenos Aires

O- Contanos un poco de tu backround, como llegaste al telar?

P-Comencé con una madera y clavitos en los extremos y tejía pulseras. Tenía 18. Luego compré un telar en “Artesana” y empecé, lo hice mi oficio. Desde ese momento, nunca paré. Hoy tejo con un telar María que es muy simple y permite hacer muchísimas cosas, es la base para luego crear y hacer distintas técnicas y productos.

O- Qué sentís o qué te pasa cuando tejes?

P-Cuando tejo se ve mi estado de ánimo, es muy agradable ver como una pieza refleja tu forma de estar, algo de tu forma de ser. Voy inventando texturas, productos.

O- Cómo es ser una tejedora de oficio en medio la gran ciudad? 

P- Creo que con tantos años, fui haciendo mis clientes y equilibrando mis ingresos y tiempo de trabajo. No fue fácil, pero se puede. Soy mandada, allí donde quiero trabajar o donde me gustaría que mis tejidos estén a la venta, allí voy. Y así, a la vieja usanza, mandándome como quien dice, así logré tener clientes desde Puerto Madero hasta El Tigre, en Bariloche, en hoteles de lujo o grandes marcas de indumentaria.

Pequeño ping-pong de tejido:

  • Tu técnica y paleta de colores favorita: Todos los colores me gustan. Soy más de los colores vibrantes. Pero todos los colores me gustan. Las técnicas que más me gustan son aquellas que me permiten transformar las texturas originales e inventar nuevas.
  • El tejido/trabajo que más te gustó hacer: Inventé una técnica de calado con lanas puras y tanza que funciona como esqueleto de la tela, me encantó descubrirlo y hacerlo. También me gustan las técnicas que implican transformar los materiales. La tecnica fellini me encanta, que es superponer trocitos de lana apelmazada tejidos en la tela.Y la técnica del hilo transformado con el agua y secado al sol también.
  • Tejer es para vos.. El tejer para mi es tranquilidad. Es un trabajo que me permite vivir y manejar mis tiempos. Pero sobre todo, es tranquilidad, calma.

Sabiduría ancestral y respeto por la Tierra. El proceso detrás de la línea NOA.

Cada pieza que comercializamos en Obra encierra la maestría, fuerza y dedicación de su autor. Las artesanas obtienen y preparan las fibras, las vuelven hilado, las tiñen para lograr bellos colores y  finalmente tejen las prendas.

Una manta de llama, por ejemplo, tarda en confeccionarse cerca de 1 mes, desde la esquila hasta el producto terminado. El tiempo transcurrido entre el arreo del animal hasta la prenda terminada revela el respeto por la naturaleza y el orgullo por las prácticas ancestrales.

Aquí te contamos cómo es el proceso de elaboración detrás de textiles de llama, tejidos en telar. El complejo proceso de producción encierra secretos y valores que son parte de la cultura e identidad de los pueblos originarios de los Andes.

  1. Cuidado de los animales: El proceso comienza en el cuidado y respeto por los animales, que viven de forma silvestre y tranquila, pastando en amplias superficies del altiplano, o tierras más bajas, en el caso de las ovejas.
  1. Recolección (esquila, recolección, selección de fibras de calidad): La esquila suele realizarse de forma artesanal con tijeras.  Los esquiladores la realizan de modo tal que se realce el valor de la lana, evitando prácticas que puedan ir en desmedro de la calidad de la fibra o en el daño al animal.
  1. Preparación de la fibra (clasificación y lavado): Una vez obtenidos los vellones de lana, se clasifican según su  calidad. Luego, se los lava con agua y jabón, quitándole rastros de grasitud, tierra, plantas e insectos,  utilizando técnicas que permiten optimizar su rendimiento y lograr suavidad.
  1. Hilado: Se van separando las fibras con las manos, despegando y alineando el material. Luego se va preparando la mecha, tomando un grupo de fibras, estirando suavemente. Luego se pasa por el huso o por la rueca. Todo el proceso requiere tratar la fibra con mucho cariño y paciencia.
norma-hila-gloria-teje-1.jpg
Hilado artesanal – Norma hilando. Foto Gentileza de Red Puna. 
  1. Diseño: Se deciden los colores, dibujos y punto. La combinación de estos elementos, junto a la mano del tejedor, da como resultado piezas únicas de carácter y presencia.
  1. Preparación de tintes y teñido: Para el teñido se utilizan tintes naturales tomando vegetales propios del territorio de cada pieza: manzanilla, eucalipto, ceibo, cáscara de cebolla, yerba mate, cochinilla; entre otros. Los tonos nunca son completamente iguales entre si, cada tanda de teñido es única.
Escurriendo hilos
Teñido con tintes naturales. Foto Gentileza de Red Puna. 
  1. Tejido en telar: Tanto hombres como mujeres fabrican sus telares, que varían desde elaboradas maquinarias hasta sencillos trazados en el suelo de tierra, hechos con ramas. Pueden ser horizontales, verticales y también circulares.  El paso final es el urdido, es decir, la puesta en línea de los hilos para empezar a confeccionar las prendas y el tejido: ponchos, mantas, bufandas, y objetos de decoración como alfombras y tapices son elaborados con paciencia y dedicación. Todas Obras que requieren numerosas horas de trabajo.

 

Telar_ObraHechoaMano
Tejido en telar. Clementina en Volcán, Jujuy.